Intervención Psicológica – ¿cómo trabajo?

En la mayoría de los casos la manera de comenzar la terapia consiste en una primera sesión donde la persona me conoce, conoce el espacio y ve cómo se siente conmigo. Paulatinamente desarrollaremos una visión común del problema y comenzaremos esbozar posibles opciones y soluciones. Tal vez se trate de algo simple y práctico, por ejemplo tomar una decisión, como cambiar de puesto de trabajo; tal vez se trate de algo más complejo que además requiere práctica y tiempo (una psicoterapia), por ejemplo superar un trastorno de ansiedad o una depresión.

En este camino la psicoterapia le ofrecerá un espacio para la autorreflexión, un escucha empático y un amplio repertorio de técnicas y herramientas terapéuticas de eficacia científicamente comprobada.

Mi formación terapéutica es cognitiva-conductual y dentro de esta rama me he especializado en las técnicas de la terapia de los esquemas de Young, terapia de aceptación y compromiso (ACT, del inglés Acceptance and Commitment Therapy) y de la hipnosis clínica. Si quiere saber más sobre estas técnicas pulse los enlaces correspondientes.

Según la situación y el tipo de trastorno puede ser indicado que se complemente la psicoterapia con un tratamiento farmacológico. En estos casos trabajo en conjunto con médicos psiquiatras.


¿Cuándo demandar la atención de un especialista?

Los motivos más recurrentes para busca la ayuda de un psicólogo son estados de depresión, trastornos de ansiedad, conflictos interpersonales, problemas de estrés, de motivación o de autoestima. Pueden también ser una crisis debida a una enfermedad, problemas laborales o familiares. En una primera cita o una llamada previa podemos evaluar si un tratamiento es indicado en su caso.

Además de tratamientos psicoterapéuticos ofrezco evaluaciones diagnósticas y psicométricas.